Filed under Lamentos

El aburrimiento

Nada que hacer. Absolutamente nada. Tengo que permanecer sentada delante de este ordenador, sin poder acceder a Internet o levantarme a hacer otro descanso. Descanso de no hacer nada. Lo único que puedo hacer es abrir Word y escribir esto, que es aburrido. Aburridísimo. Porque del aburrimiento sólo puede salir algo insulso. Pero ¿será realmente … Continue reading

El Beso

          –  ¡Y va el muy cretino y me da un beso de película! –  ¡Pero eso es fabuloso! –  ¡No! Me refiero a que juntó sus labios apretados con los míos y se limitó a estarse quieto!

Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

Me duermo. Se me cierran los ojos delante del ordenador. Me pesan los párpados y no hay café que los levante. Mi supervisor me mira de reojo. Sospecha que hoy no rindo, pero no puedo evitarlo. No logro sostener la mirada en la pantalla. Miro hacia abajo y me sujeto la cabeza con una mano. … Continue reading

Un amigo

Edu siempre se hacia el duro. Nunca decia nada carinoso a nadie: simplemente no le salia. Pero si le mirabas a los ojos, era obvio que siempre sentia algo diferente de lo que comunicaba. Edu era en realidad muy sensible. Os lo digo yo. Tanto, que cuando su novia desde hacia 10 meses lo dejo … Continue reading

Necesito una más larga

Me gustan más largas. Necesito una más larga. La vida está hecha de etapas, pero las primeras, aunque son en las que más disfrutas, son muy cortas. Y cuando una se termina resulta terriblemente doloroso. Por eso, la protagonista suspira por que llegue una más larga. Está harta de enamorarse de las cafeterías, las calles … Continue reading

La telebasura no puede reciclarse

Enciendo la televisión. El Juego de tu vida, Mujeres y hombres y viceversa, La Noria.  Cambio de canal. El Diario de la Pati, El Big Bro, los Factores X… Apago el aparato. Horas más tarde, vuelvo a las andadas, con la esperanza de poder disfrutar de un género televisivo, cualquiera que éste sea, de calidad … Continue reading

Edad madura = Edad basura

Sabios y algo más que respetables. Como tales eran considerados los ancianos en las sociedades tradicionales, en las que incluso llegaban a dirigir la política exterior. Ellos constituían la personificación de la experiencia; más aún, la culminación de ésta. Y como el hombre es un ser de crecimiento irrestricto (según yo, para siempre; según otros, … Continue reading

Siempre arriba

En un momento estás arriba y al otro estás abajo. ¿Quién no sabe eso? Pero una cosa es haberlo escuchado millones de veces, y otra muy distinta, vivirlo. Me he quedado sin trabajo, con lo que no puedo pagar mi hostal en esta isla en la que no conozco verdaderamente a nadie. Y no puedo … Continue reading

Anoche soñé

Anoche soñé con un mundo distinto. Un lugar en el que los sueños se tornaban reales, si uno lo deseaba de verdad. Imaginé una realidad en la que si estudiabas durante cinco años, obtenías un título superior y salías a la calle con la mayor disposición, ansias infinitas de aprendizaje y tu mejor sonrisa conseguías … Continue reading

Tardes de Chinchón

Mi abuela se da un aire, por no decir una fuerte ventisca, a aquella señorita… ¿Cómo se llamaba? Ah, sí: ¡Rotenmeyer! Y no precisamente por el moño. Pero lo cierto es que, cuando pide algo, su tono muta y parece Heidi: “Anda, venga, tienes que llevarme al Café, que quedé con Estrellita, Lucita y Angelita … Continue reading