reseña de la novela “El Feriante”

No suelo leer thrillers y este, además, tiene bastantes páginas, pero el susto se me pasó nada más empezar, porque te engancha desde la primera página. Me ha gustado mucho, y no hay ningún momento en el que uno se aburra. Además, está ambientado en los 80 y eso fue una sorpresa; me encanta esa década, y me entusiasmaron los guiños que hace a grandes grupos de música, por ejemplo, porque uno de sus personajes principales es fanático del rock. También hace referencias a Boney M, al Un Dos Tres, a las cintas de VHS y a las pesetas, por supuesto. Me gustó mucho leer un producto nacional pero que está a la altura de un buen thriller de fuera.

El Feriante comienza de forma interesante… no con uno sino con dos extraños e inquietantes asesinatos, uno después de otro. Son tan sorprendentes las circunstancias en las que se encuentran los dos cuerpos, que uno no puede hacer otra cosa que seguir leyendo para ver qué ha pasado. Poco a poco se introducen los personajes principales, Manuel Villalobos y Agustín Sampedro, de forma ordenada y clara. Son personajes que están bien construidos, que tienen mucho fondo. Me fascinó la frescura de los diálogos; son graciosísimos, algo que me parece muy interesante en una historia donde ha habido  escabrosos asesinatos. Hizo que al leer la novela viese a los personajes constantemente. Estaría fenomenal que hiciesen una de esas miniseries de Netflix. Estoy segura de que habría temporadas. Habla de la crisis de los cuarenta, de los años perdidos con la familia por las largas horas de trabajo…. de cositas con las que te sientes super identificado, a pesar de que los protagonistas son hombres. Me parece un libro que puede ser desfrutado igualmente por lectoras, como yo.

Además, me parece genial ese contraste del típico jolgorio de una feria (con sus atracciones, puestos de comida y risas), con la investigación de dos asesinatos: el de uno de los feriantes, que ha aparecido degollado y maniatado en su puesto, y el de un jovencísimo guarda de seguridad, que ha sido decapitado. Pero, además de estos sucesos, hay mucho más; desapariciones y un montón de misterio, que es lo que nos mantiene en vilo. No quiero ofrecer spoilers…

Es un thriller policíaco que mantiene el interés hasta el final, es entretenido y está fenomenal escrito. ¿Qué más se puede pedir? Lo recomiendo totalmente.