El Silencio

Me preguntó cuál era mi mayor temor. “¿La muerte? ¿El infinito? ¿La nada?” Aquellos sí eran temas que habían aterrado a mi alma en algún momento de mi vida. Pero… le miré, y en silencio contesté: “Que estos ojos que ahora me miran no sean los que me vayan a mirar siempre; que estos labios no sean los que bese hasta el día en que muera…”. Y seguí callada.Y en mitad de mi cobarde silencio, comprendí que el verdadero horror es no decir lo que tu corazón te pide a gritos que admitas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s