Filed under Crónicas de una muerte frustrada

Saltar por la ventana

  Anoche intenté suicidarme. La ventana de la cocina estaba abierta, así que miré abajo decidido. Pero de repente me di cuenta de que tenía tantas ganas de ir al baño, que decidí posponer mi tarea: mi gran final.   A muchos les parecerá una tontería pero siempre me he preguntado si en un caso … Continue reading

Atropellado

  Hoy me he levantado dispuesto a ser atropellado. Por un coche, un camión o un barco; lo que sea. Bueno, un barco no, que no sé nadar. Pero un camión o un autobús estaría muy bien. Sería una muerte rápida, eficaz. Dolería; eso sí. Pero, como decía mi madre que en  paz descanse: “Quien … Continue reading

¡Al agua, patos!

  Ayer mientras dormía estuve pensando en lo de ser atropellado por un barco. La idea me resultaba absolutamente maravillosa, así que me puse a la tarea inmediatamente. Me fui al puerto ya muy de mañana, en busca de algún barco por el que ser arrollado, claro que entonces me di cuenta de que si … Continue reading

Añadiendo un poco de chispa al asunto

  Como ayer intenté quitarme la vida con agua y no resultó satisfactorio (a lo que hay que sumar que ando un poco escaso de imaginación) hoy probé con su contrario: quise morir quemado. Supuse que el fuego sería más eficaz que el agua, porque ya duele desde que lo tocas. Lo difícil era encontrarlo … Continue reading

Que me mate otro

Ayer también pasé la noche en vela intentando idear un nuevo método para acabar con mi sufrimiento.   Como me estaba costando tanto acabar con mi vida por mis propios medios, pensé que quizá otro podría hacerlo por mí. Primero se me ocurrió Paco. Podría iniciar una pelea con él, pero luego me di cuenta … Continue reading

Quizá si me clavo un cuchillo…

  Tras haber estado pensándolo durante toda la noche, llegué a la conclusión de que para matarse, lo mejor es coger un cuchillo y punto. Bueno, y punto no. Y clavárselo. Así, imbuido en estos pensamientos me dirigí a la cocina, pensando en la manera exacta de hacerlo.   Lo malo es que Paco siempre … Continue reading

¿Y si hago pis en aquel poste?

  Hoy me levanté pensando que había dado con la solución. Me había acostado tan tenso, que empecé a pensar de nuevo: “¡Qué tension, Dios! ¡Pero que tensiónnnn! Y entonces se me ocurrió que había pasado por allto una de las formas más sencillas de morir. ¡Con electricidad! Iba a tocar uno de esos postes … Continue reading

Por la ventana. Otra vez…

  El caso es que ver la muerte tan de cerca me dio nuevas esperanzas. No sólo eso: me hizo darme cuenta de que tener un accidente es más fácil de lo que me parecía a mí antes de tener el mío. Caí. Caí. Caí en la cuenta. Y tanto caí que regresó a mi cabeza … Continue reading

Pues sí… lo hice adrede

Hoy le he oído hablar por teléfono y decía:   – Te sonará raro de Pelotas, pero… creo que lo hizo adrede. Lleva algo así como un mes rarísimo, escapándose de casa, haciéndose cortes…   Pues no sé qué hay de raro con que me quiera suicidar. Sencillamente no encuentro nada con lo que llenar … Continue reading