Sábado: ¡Adiós, Atenas!

El sábado, mientras esperaba a Reyes y a María a que bajasen de la Acrópolis, me compré la figurita de la que me había enamorado en mi primer día y no había visto nunca más en ningún otro lado, y paseé tranquilamente por Plaka. En aquel momento pensé que no había nada mejor que pasear por Plaka en un día soleado de invierno, con el estómago perfectamente lleno de ensalada griega y otros manjares, y sabiendo que se regresa a la patria.

Cogimos el taxi (que por cierto creo que son andaluces ya que ponen “Tazi”),  al que la taxista (hay muchas mujeres taxistas) cerró el maletero con un cordelito, por no poner las maletas tumbadas (algo muy común también en Atenas y cuya explicación no encuentro) y nos despedimos de la ciudad en silencio y rezando por que nuestro equipaje se viniese con nosotras.

 

s787840205_5901866_7271

Nunca olvidaré mi viaje a Atenas (más que nada porque he escrito sobre él con todo lujo de detalle), pero lo cierto es que ya era hora de volver a casita…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s